Sellos de España y Filatelia Online - INFIMAR

Tu filatelia de confianza

Historia del sello y de la filatelia.

Hasta el año 1840 aproximadamente, existía la costumbre en la mayoría de los Estados del mundo de que el destinatario pagase la correspondencia nada más llegar el correo postal a su destino. Este hecho suponía grandes inconvenientes ya que en muchos casos las personas que recibían los envíos postales no podían pagar los costes o incluso había casos en los que no querían recibirlo, por lo que acabó convirtiéndose en un método obsoleto.

La creación del primer sello de correos data del año 1840 gracias al profesor Sir Rowland Hill. Fue una novedad increíble para la época. Los sellos se emitieron inicialmente en Inglaterra para el envío de la correspondencia y debido al éxito cosechado en este Estado, se extendió rápidamente por los demás países del mundo.

El primer sello emitido fue el conocido como “Black penny o penny negro”, este sobrenombre se debe a que se escogió la imagen presente en la moneda de 1 penique. Este sello representaba la imagen de la Reina de Inglaterra, cuya efigie, expresaba su elegante belleza y  rigor. Desde este momento, el sello adherido a una carta se convirtió en la principal garantía del pago previo para el envío de la correspondencia.

 

Imágenes de gobernantes

Después del uso de la imagen de la Reina de Inglaterra en los sellos, otros países empezaron a imprimir las efigies de sus gobernantes en los ejemplares que se iban emitiendo, propagando así el interés por los sellos como si fuesen una moda de la época. Este hecho supuso también un golpe contra las falsificaciones, ya que el sello era el valor que representaba a la moneda en los Estados. Todo esto, empezó a atraer a todo tipo de personas que veían en los sellos un hecho sin precedentes debido a sus singulares imágenes. Esto supuso que mucha gente empezará a guardar los sellos para su conservación.

El hecho de guardar los sellos supuso la creación de una nueva forma de coleccionar. Esta forma de coleccionar se denomina filatelia, es decir, la afición por los sellos y la colección de éstos. Esta afición tan singular, empezó, por lo tanto, casi simultáneamente con la aparición de los primeros sellos. En un breve periodo de tiempo, se fue extendiendo el comercio de los sellos y, de esta forma emergió un mercado dedicado a la filatelia totalmente nuevo y sin explorar. A medida que fueron apareciendo nuevos sellos, los antiguos se convirtieron en joyas del coleccionismo y las colecciones privadas de sellos se fueron haciendo un hueco en el comercio filatélico. La primera exposición de filatelia fue en 1890 en Viena, convirtiendo al sello en una atracción mundial.